Del Constructivismo al Construccionismo.

Formulación de las reflexiones
octubre 23, 2020

Introducción.

Dentro del pensamiento posmoderno, el constructivismo y el construccionismo han venido a influenciar diversas disciplinas, siendo la terapia familiar una de las que se ha beneficiado bastante de los diversos puntos de vista y enfoques que han aplicado. Transitaremos por diferentes conceptos y autores sobre la manera en la que ambas disciplinas han influenciado a dicha terapia familiar.

Desarrollo.

Dentro del amplio panorama de lo que podemos considerar el pensamiento posmoderno, el constructivismo ha venido a contribuir a la mencionada terapia familiar. Dentro de las ciencias del comportamiento, este pensamiento posmoderno identifica al constructivismo con la filosofía, la biología y la psicología y es considerado como una escuela de pensamiento que estudia la relación entre el conocimiento y la realidad en una perspectiva de evolución. Postula que no somos capaces de reconocer, describir o copiar la realidad, pues solamente podemos construir un modelo que se ajuste a ella.

El constructivismo que se basa como se ha dicho, en la biología (entre otras), usa la experiencia adquirida para desarrollar hipótesis que orienten los actos futuros de las personas y las organizaciones. Para el constructivismo, la vida es un proceso cognoscitivo.

El “ala radical” del constructivismo, menciona que las personas funcionamos a través de mapas cognoscitivos que elaboramos internamente para crear nuestra realidad, pero que no conocemos la realidad “verdadera”. Lo más que llegamos a hacer es tener una aproximación.

El construccionismo en su caso, comienza a delinearse en la década de los ochenta del siglo pasado; al principio en las universidades, pero luego llegó a la terapia familiar. Lo entendemos con un estrecho vínculo con la filosofía y la sociología. El construccionismo buscó distanciarse de las bases cognoscitivas y biológicas de la psicología, y por tanto distanciarse del constructivismo. Ambas formas de pensar tienen tendencias conceptuales y pragmáticas diferentes.

En estos días en que estoy profundizando en la Teoría U de Otto Scharmer, puedo afirmar que dicha Teoría es una construcción social que pretende llevarnos de un ego-sistema a un eco-sistema, donde precisamente se transita del enfoque individual hacia el enfoque grupal y social. Me hace mucho sentido cuando el autor menciona que el construccionismo (al menos cuando lo escribió), estaba en un punto de partida. Sin duda hoy hay muchos conceptos y teorías que se han basado en dicho construccionismo.

Algo que me resultó muy representativo en la lectura, es cuando el autor habla de Tom Andersen como el creador del “equipo reflexivo”, donde primero se observa en silencio para no limitar la atención y generación de ideas. Lo asocio fuertemente con un concepto muy similar al de la “presenciación” que define Otto Scharmer en su libro (2017, p.153), donde menciona que es muy parecida a la percepción y de cómo esta “presenciación” se concentra también en la generación de ideas sobre el futuro que desea emerger.

Para yo poder entender mejor las convergencias y divergencias de ambos conceptos (constructivismo y construccionismo), acudí a la página 356 del artículo tipo 1 de Investigación Científica escrito por María Eugenia Agudelo y Piedad Estrada (Agudelo y Estrada, 2012), donde confirmé que lo común en ambos conceptos es la concepción de que el conocimiento es un proceso psicológico y social a través del cual construimos la realidad. Adicionalmente, las diferencias se basan principalmente en la manera en la que se construye dicha realidad. Es decir, para los constructivistas se realiza desde una perspectiva individual ligada a las percepciones, experiencias y estructura mental; mientras que para los construccionistas, la realidad se construye desde un punto de vista que se crea con el intercambio de individuos que comparten un mismo contexto cultural. Las autoras aclaran lo anterior con el comentario de Lynn Hoffman (Hoffman, 1999, p. 26-27) quien plantea que “constructivismo y construccionismo constituyen dos versiones acerca de la idea posmoderna de que la realidad es construida. El primero se ocupa del modo en que se desarrollan cognitivamente las representaciones del mundo y el segundo se refiere a las redes de significado que circulan socialmente en el lenguaje”.

Conclusión

El construccionismo pone un mayor énfasis en las relaciones sociales y en el papel que juega el lenguaje en la construcción social de la realidad, haciendo énfasis en el significado del discurso con el que nos comunicamos. Tanto el constructivismo como el construccionismo, plantean la construcción como una manera de alcanzar el conocimiento. Se diferencian en que el constructivismo le da espacio al pensamiento individual personal y libre, mientras que el construccionismo se refiere al pensamiento cooperativo de los grupos sociales haciendo uso de las metáforas que utilizamos las personas dentro de la narración que nos distingue del resto de la creación.

Lecturas relacionadas:

  • Agudelo, M.E. y Estrada, P. (2012). Constructivismo y construccionismo social: algunos puntos comunes y algunas divergencias de estas corrientes teóricas. Prospectiva, 17, 353-378.
  • Hoffman, Lynn (1999). Comentario al artículo: el diseño de terapias constructivas en salud mental comunitaria, en: Sistemas Familiares, Buenos Aires, N.o 15, 1999, pp. 26-27.
  • Scharmer, O. (2017). Teoría U. Editorial Eleftheria, S. L. Sitges, Barcelona, España.